Solo me casaré por el civil ¿que invitaciones debo hacer?


Invitacion para Boda civil

Si bien la tradición indica que en el caso de los matrimonios, el sí se debe dar en un altar en la iglesia; cada vez es más común que las parejas de novios prefieren no realizar la ceremonia religiosa y hacer solamente la ceremonia civil.

 Es una alternativa válida y, sin duda, se trata de una posibilidad que no se debe desechar especialmente cuando uno de los contrayentes no es creyente o cuando los enamorados pertenecen a credos religiosos distintos.

 Independientemente de los motivos que permitan optar por esta única ceremonia, lo cierto es que se tratará de un evento que merece seguir todas las tradiciones del caso como la recepción, la vestimenta apropiada, la elección del lugar, los arreglos florales; y, por cierto, las invitaciones o partes, entre otras consideraciones.

Toda la información antes de confeccionar

 Es muy importante tener siempre toda la información antes de comenzar la confección de los partes matrimoniales. En este sentido, es muy relevante considerar que en Chile un matrimonio civil puede hacerse en las oficinas del Registro Civil o en un lugar diferente.

 Si esto último es el caso, entonces se debe tener en cuenta que igualmente puede ser en un horario que no sea de trabajo para el oficial civil. E incluso se puede hacer durante un fin de semana.

 Lo fundamental es confirmar el día y la hora. Esta será la primera información que tendrá nuestra invitación. Y, como en todo documento de este tipo, se necesita tener también seguridad de los nombres de los padres, direcciones y horarios de la ceremonia y la recepción.

 Confección del parte matrimonial

 No porque no se realice la ceremonia de matrimonio en una iglesia, significa que el enlace tenga menos importancia.

¿Como hacer invitaciones para boda civil paso a paso?

 El tratamiento para las invitaciones debe tener igual trabajo y significado como cualquier otra boda. Es decir, se debe hacer un diseño para la ocasión. De la misma manera, se pueden utilizar plantillas que estén en programas computacionales o bajadas de internet. Y siempre es válido el detalle de hacerla a mano.

 Se puede hacer este trabajo por parte de los mismos novios. Esto permite que la personalización sea un sello único, pero igual es una alternativa válida el mandar a hacer esta invitación a una imprenta especializada o a algún diseñador gráfico.

Los tiempos de trabajo

 Desde el inicio de la tarea hasta la entrega del parte a los invitados, pueden pasar tres o cuatro meses. Como lo señalamos anteriormente es fundamental tener la fecha y hora del evento. Y después trabajar en el diseño final, la confección de los detalles de la tarjeta, la elección del papel y el trabajo final de impresión.

 Tal como en las invitaciones que se hacen cuando existe una ceremonia religiosa tradicional, la personalización y los detalles pueden pasar por incluso hacer el parte matrimonial a mano con la letra en caligrafía de uno de los novios.

 En este portal podemos encontrar muchos detalles respecto de esta última técnica. Pero siempre será conveniente recordar que cuando esta es la elección, entonces habrá que ser todavía más cuidadoso con la inversión de tiempo que se tendrá que hacer.

 Muchas parejas no se complican mucho y piden que la ceremonia de casamiento civil se realice en el mismo lugar donde se hará el acto de recepción y celebración de las nupcias. Así se puede realzar el momento con las palabras correspondiente del oficial civil, la puesta de anillos y la conmemoración junto a los invitados.

 Si es esta la elección, entonces será muy importante que estos detalles sean también señalados en la invitación correspondiente de tal manera que quede muy claro que se tratará de un matrimonio civil con una posterior recepción.

Consejos especiales

 La ceremonia civil tiene una solemnidad relevante, pues se deben seguir una serie de procedimientos que están contemplados en la ley que son parte de este acto solemne.

 Y aunque se trata de una actividad que parece un trámite, especialmente cuando existe una ceremonia religiosa posterior, nunca se deben olvidar los detalles y la trascendencia que tiene.

 Los contrayentes deben ser un hombre y una mujer. Los mayores de edad no tienen mayor problema respecto de celebrar un matrimonio civil. Los mayores de 16 y menores de 18 años se pueden casar, pero con el consentimiento expreso de sus padres o tutores legales.

 Al momento de casarse deben elegir el régimen patrimonial. Se puede escoger entre sociedad conyugal, separación de bienes o participación en los gananciales.

 También es obligatorio presentar dos testigos. Ellos deben ser mayores de edad y hábiles para servir en estos casos. Es decir, cumplir con los requisitos que están contemplados en la ley.

 Los novios no pueden estar casados previamente, y sí deben dar su consentimiento libre y espontáneo y no tener impedimentos ni prohibiciones legales.

 A pesar de que se trata de personas relevantes en el matrimonio, el nombre de los testigos no debe ir en el parte matrimonial en esa calidad o especificando ese rol. Tampoco se explicita en el parte matrimonial el régimen patrimonial escogido, aunque en la ceremonia el oficial civil señalará en voz alta esta elección.

 La entrega de los partes

Cuando los partes matrimoniales para la ceremonia civil ya están impresos viene el momento de la entrega.

 Cada vez se usa menos el correo tradicional para hacer llegar estas invitaciones. La excepción es para quienes viven en otras ciudades o regiones y las personas que residan en otros países. Aunque tampoco hay que descartar del todo el envío de toda la lista de invitados por este medio.

 La tendencia hoy, en todo caso, es hacer una visita de cortesía a los invitados y entregar personalmente la tarjeta.

También habrá que hacer un chequeo en la semana previa para determinar la asistencia real y concreta al evento. Muchas parejas antes de formular esta llamada, hacen un recordatorio de la invitación enviando una copia digitalizada del parte vía correo electrónico o redes sociales.

 En este caso, debe quedar muy claro que se trata de un recordatorio y no del parte en sí. El protocolo señala que la invitación oficial debe ser entregada en papel.

 Finalmente, cuando termina la ceremonia civil lo común es que el oficial que tiene la autoridad del estado de Chile en sus hombros se retire haciendo entrega de la libreta de matrimonio, que es el documento que acredita la validez del enlace que se espera dure por toda la vida. O, en otras palabras, hasta que la muerte los separe.

 

Recent Content