¿De qué manera escribo un parte de matrimonio?


Tarjeta de invitación de matrimonio

Escribir los nombres en invitaciones de boda no es algo menor. Una de las máximas de todo matrimonio es que todos los detalles tienen demasiada importancia y que el buscar la excelencia es la meta única para un evento que se espera sea único en la vida.

  A la hora de redactar nunca hemos de olvidar que la escritura es un arte que sigue reglas específicas y que de ahí parte la belleza de toda comunicación que usa este formato.

Te invitamos a leer más sobre esto en ; Mí invitación está muy desordenada ¿Como lo hago?

Los nombres de los padres y de los novios

 Uno de los puntos que tenemos que distinguir es el de los nombres de los padres y de los novios, por una parte. Y el de los invitados, por otra.

 Los padres de ambos novios tienen un lugar específico y especial en la respectiva tarjeta. También el de los novios.

 Los progenitores, por protocolo, ocupan las esquinas superiores de la invitación en el plano central de la invitación. Se coloca el primer nombre y el primer apellido en el caso de Chile. Excepcionalmente en algunos partes se puede apreciar el primer nombre y los dos apellidos.

 Siempre por protocolo, se asume que ellos son los organizadores de la fiesta. En muchos casos del tiempo presente, esto no es así. Pero, aunque no lo sea, igualmente se coloca en este lugar el nombre de los padres.

  Por cierto, en una línea se debe mencionar la relación que los “organizadores” tienen con los novios. En casos muy especiales, no son los padres quienes están invitando al evento, sino que personas que tienen otro tipo de relación con los futuros esposos.

  El por qué de este protocolo viene desde épocas pasadas. En el siglo XIX y anteriores eran los padres quienes determinaban el cónyuge de los hijos, o por lo menos, asumían la responsabilidad de ir a pedir la mano a los padres de la novia.

 Se entendía, por lo mismo, que ellos estaban organizando la ceremonia nupcial y hacían las invitaciones correspondientes a diversos miembros de la sociedad.

 Es cierto que los tiempos han cambiado y estas costumbres solo sobreviven en las novelas y películas históricas. Sin embargo, la tradición continúa con buena salud en los partes matrimoniales.

 Como lo hemos señalado en este portal, siempre es relevante estar seguro de cómo se escriben los respectivos nombres y apellidos. Y aunque los novios conocen la historia familiar y cómo se escriben los nombres de los suyos, siempre será conveniente revisar el borrador de la invitación. A veces existen errores en el tipeo de los nombres. O, en otras oportunidades, solo uno de los novios asume la redacción correspondiente y olvida detalles de la familia de su pareja en cuanto a la grafía de nombres y apellidos.

Nombre de los novios, lugar y dirección

 El nombre de los novios debe ocupar la parte central de la invitación y, por cierto, debe destacar de preferencia en su tamaño, tipografía y diseño.

 Por lo general solo se usa el nombre de pila o los dos primeros nombres si los hubiera.

 Necesariamente se debe chequear el nombre del lugar del evento, dirección y horario. Y, a riesgo de ser reiterativo, se deben corregir estos datos en el borrador una y otra vez si fuese necesario.

Cómo escribir el nombre de Los invitados

Es muy significativo señalar que lo más fácil ya lo describimos. Ahora nos abocaremos a un conjunto de reglas de etiqueta para escribir de manera correcta el nombre de los invitados.

El hacer esto de una manera poco rigurosa, podría significar el dejar afuera de nuestro matrimonio a personas valiosas y significativas para nosotros.

Debemos tener como elemento primario una lista de invitados. La idea es agrupar desde el primer momento a los matrimonios, familias y parejas. Igualmente debemos tener muy en cuenta las relaciones existentes entre cada una de las personas que serán consideradas.

Hacemos este alcance, porque podría ocurrir que existan ex novios o pololos, e incluso personas divorciadas que están invitados al igual que sus ex cónyuges

Realizadas estas aclaraciones, señalamos que el protocolo indica que se deben usar palabras completas y evitar al máximo el número de abreviaciones. La excepción podría surgir por el espacio existente para la escritura.

Cuando los invitados son matrimonio, se debe escribir primero el nombre del varón y seguido el de su esposa y se le anexa la palabra “señora”.

Ejemplo: Señor Carlos Pérez y Señora, o bien: Señor Carlos Pérez y señora, Carolina Martínez. Esto último porque cada vez el rol de la esposa comienza a tener un significado social muchos más igualitario. Y es por esto que cada vez se usa el explicitar el nombre de la esposa.

Cuando se invita a toda una familia, la norma señala que se escriba el nombre del padre acompañado por la expresión “y familia”.

Ejemplo: Señor Carlos Pérez y Familia.

En otras latitudes se usa que la mujer casada adopta el apellido de la esposa en invitaciones formales. En Chile, esa costumbre no se usa en la práctica.

Ahora, siempre se debe colocar el apellido de soltera en el caso de una mujer divorciada o separada.

Cuando una mujer es viuda, se pone el apellido de soltera con el título “viuda de…”.

Ejemplo, Claudia Hernández, viuda de Pérez.

Se estila que cuando una persona está de novio o novia, se escribe el nombre de la persona y la frase “y acompañante”.

Ejemplos: Señor Carlos Vera y acompañante.

 Señorita Gloria Mansilla y acompañante.

Cuando se trata de una persona soltera mayor de 18 años, es mejor hacer una invitación especial; aunque viva con sus padres y estos están invitados igual a la actividad.

En el caso de personas que están en estados iniciales de relación, o pololeo, se estila que las invitaciones sean por separado; aunque compartan juntos en la misma mesa en la cena o almuerzo de recepción.

Escritura de los sobres

Es importante señalar que el nombre de los invitados se escribe al medio del sobre. No es algo complicado, pues se usa la misma fórmula desarrollada en la invitación misma. Es decir, se hace una copia de lo ya realizado en el parte matrimonial oficial.

La norma indica que en los sobres no se usa el poner el nombre impreso de ninguna manera. Es decir, ni con impresora o desde una imprenta, sino que se escriben a mano. Para esto se usan plumas o lápices que asemejan una. Es decir, lo más apropiado es un lápiz punta gruesa de tinta.

Por cierto, las invitaciones deberían hacerse llegar con un mes y medio o un mes de antelación. Y el plazo mínimo en que uno debería recibir una invitación es de tres semanas. Y esto ya es un límite total en el tiempo. Menos que eso ya es una falta grave a la etiqueta usada en estos casos.

Recent Content