Yo quiero peinarme en mi boda…¿Cómo lo hago?


Peinado de novia a mano

El ideal es que una persona especialista sea quien haga el peinado de novia.

 Pero, en muchos casos, ella misma preferirá arreglar su cabello y lucir de la manera perfecta como es natural en cada mujer que se va a casar.

 No debemos olvidar que, en muchos casos, el momento de la boda ha sido soñado, pensado y hasta planeado mentalmente por muchos años. De hecho, a veces hasta los juegos de niñas apuntan a este momento tan único.

 Por lo demás, también muchas damas tienen muchas facilidades para hacer peinados y las horas frente al espejo han rendido muchos frutos en el tiempo.

Algunos elementos previos

¿Como hacer peinados bonitos para novias?

 Siempre será muy importante recordar que el peinado elegido siempre debe ir acorde a las características propias de los accesorios y el vestido. Y, por cierto, también es relevante las características propias del rostro de la novia.

 No es el mismo peinado a todo evento. De hecho, si el vestido es escotado o con la espalda al aire; permitirá que luzca mejor un tipo de peinado en particular. Pero si el vestido tiene otras características, entonces el peinado ha de ser diferente.

 Si la futura esposa usa algún modelo de aros en particular, entonces también será muy relevante qué tipo de peinado elegirá.

 La lógica inversa resulta muy oportuna en este caso: Si tenemos un peinado ya elegido, entonces tenemos que recién elegir los aros u otro tipo de accesorios.

 Si la cara es delgada y alargada es un tipo de peinado. Y será otro muy diferente si las características del rostro son muy distintas.

 Por otro lado el período del año elegido para la boda es importante. Existen vestidos de invierno y aquellos que son de verano. Pero, igualmente, los peinados no serán iguales cuando hablamos de estaciones del año diferentes.

 Estos elementos son muy fundamentales para la planeación correspondiente.

 Se supone que una persona que elige peinarse para una boda de manera personal ya tiene experiencia para hacerlo. Es decir, ya ha realizado esta operación y todo ha salido muy bien.

 De todas maneras, siempre será oportuno señalar que el cuidado del pelo no es algo de última hora.

 Como se ha señalado, lo ideal es que cuatro o cinco meses antes exista un tratamiento que incluya el corte de puntas y una nutrición adecuada del cuero cabelludo.

 Solamente con una buena materia prima se podrá llegar a tener un gran resultado final.

 Si esto se desarrolló con tiempo y con cuidado, sin duda las horas finales permitirán que la novia tenga un pelo maravilloso para hacer el peinado ideal.


 La ayuda de Internet


 Hoy en día tenemos la ayuda de internet con una serie de consejos en portales especializados y videos que paso a paso nos muestran peinados bellos, elegantes, de buen gusto y, por cierto, ideales para esta ocasión.

 No obstante, será muy bueno no decidir a última hora. Y como amerita todo proceso que vale la pena en la vida, siempre será mejor ensayar. Es decir, con bastantes días de antelación hacer la prueba en tiempo real del peinado elegido.

 Esto permitirá saber con exactitud los minutos u horas que será necesario invertir y también si realmente se puede llegar al resultado visto en la red. Así como en la red no todo es tan simple y cierto, podría ser que en la vida real el resultado no sea el esperado y haya que hacer modificaciones importantes. Y hasta una nueva elección.

Algunos modelos


 Quienes gusten de peinados tal vez están familiarizados con términos tales como “Moño retorcido”, “Moño bajo trenzado” o “Bouffant con diadema”.

 Estos se pueden encontrar en internet y también existen tutoriales que enseñan detalles que tal vez eran muy desconocidos, o bien algunas técnicas que optimizan el resultado final.

 Puede ocurrir que veamos fotografías y/videos y los nombres no sean precisamente coincidentes con lo que nosotros ya sabíamos.

 En casos así se precisa de una dosis de comprensión. Recordamos que los portales no son de los mismos países ni de las mismas raíces culturales. Lo que se conoce con un nombre en Chile o en Argentina, puede ser muy diferente en México, y viceversa.

 Más que el nombre del peinado específico, lo importante son los resultados últimos. Lo que se vea al espejo es lo que reflejarán las fotografías y videos del evento.

Algunos ejemplos


 El pelo suelto con un twist es tan simple como lograr que mechones de cabello formados en la parte frontal se enrollen sobre sí mismos y sean asegurados en la parte trasera de la cabeza. Es muy sencillo y siempre muestra una belleza asombrosa.

 A modo de ejemplo reseñamos algunos peinados fáciles de hacer.

 Por otra parte, el Moño Lady tiene como elemento básico un pelo muy liso y bien peinado. Para lograr el objetivo se debe hacer una raya alta en el lado derecho y recoger el pelo en una coleta baja. Por cierto, se debe deja bien pegado por encima de las orejas. Entonces será el momento de retorcer el pelo y hacer un “donut” muy apretado y firme alrededor de la base. Un buen fijador permitirá concluir un trabajo que será coronado con un sérum de brillo antes de recoger el pelo.

 Estos modelos son simples. Y existen otros muchos que podríamos también ir enumerando. Todo el material circula en portales especializados y solo se debe decidir por el mejor.

Cuando hay dudas


 Los nervios pueden jugarle una mala pasada a la más ordenada de las novias. Y podría ocurrir que no se logre decidir por el peinado definitivo.

 Este el momento de recurrir a personas de confianza y con experiencia en estas materias. El pedir consejos siempre será un momento en que mostramos mucha sabiduría.

 En estos casos, nada como la experiencia. Y, a veces, habrá que dedicar muchas tardes en los ensayos pertinentes. Uno, dos, tres y hasta más peinados podrían ser ensayados, vistos y ser parte de un proceso que debe ser tomado con mucha seriedad.

 El mejor de los consejos en estos casos en tomar fotografías desde distintos ángulos. Para hacer esto se debe tratar de simular los ambientes, luminosidad y hasta colores de los lugares donde se realizará la ceremonia y la recepción.

 Claro, no siempre es posible ir a esos lugares a la misma hora y vestida de novia. Es por eso que hablamos de simular.

 Si el matrimonio se hará al aire libre en un ambiente con muchos árboles; entonces habrá que buscar el mismo horario para hacer las pruebas.

 El mismo caso de la iglesia. No es lo mismo un templo bien iluminado de otro que no lo sea tanto. Y siempre será ideal el tratar de recrear las mismas condiciones y esos escenarios sacar las fotos.

 Una vez analizadas las fotos, entonces será el momento de la elección final.

 Por último, aunque la novia quiera hacerse sola el peinado; nunca está de más el tener a una persona de ayuda para ver los últimos detalles, esos que siempre hacen la diferencia.


Recent Content