Antes de elegir tu vestido de Novia, ten esto presente


Vestidos de novia

Encontrar el vestido de tus sueños no será una tarea fácil, ¡hay demasiados para probar!

Como todos los ojos estarán puestos en ti, por supuesto que querrás lucir perfecta en tu gran día. Y lo que más te va a preocupar es, ¿cómo elegir el vestido de novia adecuado?. Aunque es un proceso emocionante, también puede resultar un poco estresante.

Para lograr encontrar el vestido ideal, debes tener ciertas cuestiones presentes. Algunas de ellas son el estilo de la boda, el presupuesto, la comodidad y tu tipo de cuerpo.

Seguramente, entre tantas opciones, puedes llegar a confundirte. Pero te aseguramos que con las siguientes recomendaciones, vas a encontrar el vestido adecuado más pronto de lo que piensas.

Define el estilo de tu boda

Lo primero que debes hacer, es tener bien definido cuál es el tipo de boda que deseas. Ya sea una fiesta informal en la playa o una boda romántica en un palacio, siempre debes tener en cuenta el lugar y el tema. No querrás que tu vestido vaya en contra del estilo de la boda.

Por ejemplo, para una fiesta más informal, puedes dejar de lado el largo tradicional y animarte a un vestido corto o a unos pantalones. Sería una forma divertida de representar tu personalidad. Incluso puedes elegir un color diferente, que no sea blanco.

Cuando vayas a probarte el vestido, ten una visión clara de cómo quieres lucir ese día. Piensa en tres palabras específicas para describir el estilo que te gustaría y eso te ayudará a reducir las opciones. ¿Prefieres algo clásico y cómodo o atrevido y arriesgado?

Busca ideas

El vestido ideal lleva tiempo y algo de investigación. En este momento Pinterest se convertirá en tu mejor aliado. Allí puedes ver diferentes ideas y guardar las imágenes para luego enseñarselas al diseñador. Hasta puede inspirarte en vestidos de novias famosas.

La clave para descubrir qué estilos y colores te gusta, es buscar modelos que representen tu tipo de cuerpo y tono de piel.

Una vez que hayas elegido tus vestidos favoritos, encuentra los puntos en común: ¿qué tipo de escote tienen, son voluminosos, tienen la espalda descubierta? Esto te servirá como referencia cuando asistas a tu primera cita en la tienda de novias.

También puedes llevar fotos del lugar dónde será la boda. Ver el ambiente, ayudará al vendedor a presentarte los modelos más adecuados para la ubicación.

Establece un presupuesto

Conocer los límites de lo que puedes gastar es muy importante al comprar un vestido de novia. De nada serviría probarse vestidos hermosos que se encuentran fuera de tu presupuesto, solo te estarías torturando a ti misma al enamorarte de algo que no puedes pagar.

Además, tienes que pensar en los otros gastos: accesorios, arreglos y la limpieza del vestido luego de la boda.

Sabemos que a veces la tentación es más fuerte, pero lo mejor es que sólo te pruebes vestidos dentro de tu presupuesto.

Mantén la mente abierta

No tengas miedo de probar algo nuevo. Tal vez siempre te hayas considerado una novia tradicional, pero cuando entraste a la tienda sentiste amor a primera vista por ese vestido con transparencias. En ese caso, ¡dale una oportunidad!

Nunca sabrás si realmente te va a gustar hasta que no te lo pruebes. Quién sabe, a lo mejor terminas eligiendo un vestido que jamás se hubiera encontrado entre tus opciones.

La mayoría de las veces sucede lo contrario. Entras a la tienda con una idea fija, te pruebas el vestido y te das cuenta que en realidad no te favorece para nada.

Es por eso que debes tener la mente abierta a otras opciones y a los consejos de los asesores.

Encuentra una buena tienda

Al momento de probarte los vestidos, es importante que tu experiencia sea placentera y relajada porque eso te ayudará a analizar mejor tus opciones.

Algunas tiendas hacen sentir especial a cada novia y otras no le dedican el tiempo suficiente. Antes de reservar tu cita, asegúrate que sea un lugar donde te sientas cómoda y te presten la atención necesaria.

Para no perder el tiempo en una tienda que no cuente con los vestidos que te gustan, o tenga un mal servicio al cliente, primero deberás realizar ciertas averiguaciones.

Entra al sitio web para leer las reseñas de otras novias o pregúntales a amigas casadas si han escuchado referencias sobre el lugar. También busca dentro de la página los tipos de vestidos que venden y el rango de precios.

Si la página no cuenta con suficiente información, puedes llamar a la tienda y comprobar si son amables y se encuentran dispuestos a responder todas tus preguntas.

Haz tu primera cita en la tienda menos costosa y sigue aumentando si no encuentras nada que te guste. Lo mismo puedes hacer con el vestido, probarte primero el más accesible y por el último el más caro.

Esta es una las compras más importantes de tu vida y no debes tomarla a la ligera.

Una vez que hayas decidido el lugar y tengas tu cita, debes ser lo más honesta y abierta posible. Cuanta más información le ofrezcas sobre tus gustos y preferencias, más fácil será para el asesor elegir exactamente lo que estás buscando.

No te pruebes demasiados vestidos

A menos que tengas mucha suerte, lo más seguro es que te lleve varias visitas al salón encontrar el vestido indicado. Pero no te frustres, el vestido de tus sueños llegará en cualquier momento.

Un consejo a tener en cuenta para no perder la paciencia, es no probarte más de 10 vestidos porque esto sólo logrará confundirte aún más. Por eso lo más recomendable es probarte entre 4 a 7.

Si hay un vestido que te encanta pero no se encuentra en tu talla, no caigas en la típica trampa de prometer adelgazar. No necesitas esa presión extra cuando ya estás organizando un evento tan importante.

Incluso si estás planeando seguir una dieta antes de la boda, elige el vestido de acuerdo a tu talla actual y no más pequeño. Es más fácil modificar un vestido que te quede grande, a uno demasiado ajustado.

Durante las pruebas, siempre es bueno llevar contigo a personas de confianza. Elige 2 o 3 acompañantes para que te brinden una opinión honesta sobre cómo luces. También escucha los consejos de los asesores de la tienda, ya que están capacitados para ofrecerte las mejores opciones según tu cuerpo y estilo.

Toma fotos

Para poder apreciar bien cada una de las opciones, pídele a uno de los acompañantes que tome fotos y videos mientras te pruebas los vestidos. Asegúrate de capturar todos los ángulos del vestido, desde la parte posterior hasta los lados.

Algunos espejos pueden hacerte lucir diferente, por eso es tan importante que cuentes con fotos y videos, para obtener una imagen real de cómo te verás en tu vestido de novia.

Si decides compartir esas fotos con familiares o amigos, ten mucho cuidado y pídeles que por favor no las difundan. Eso te podría arruinar la revelación en tu gran día. Y por supuesto, no querrás que tu esposo vea el vestido antes de la boda.

Aunque te sorprenda, existen algunas tiendas que no permiten tomar fotos del vestido hasta que lo hayas comprado. En ese caso, puedes volver después de unos días y probartelo de nuevo para ver si te sigue gustando tanto como la primera vez.

Piensa en la comodidad

Existen aspectos menos glamorosos de la boda que tu vestido debe poder enfrentar. Por ejemplo cómo ir al baño con él, sentarse cómodamente o qué tan fácil es de colocar y de quitar.

Piensa que la parte superior del vestido aparecerá más en las fotos de la boda, especialmente mientras estés en la mesa comiendo o saludando a los invitados. Por eso debes sentirte segura con el escote y asegurarte de que no requiera ajustes.

Otro aspecto a tener en cuenta es el peso, especialmente si tienes que transportarlo a otro país. Además, debe ser ligero para poder moverte toda la noche sin ningún problema.

Haz algunos movimientos en el vestidor de la tienda, para verificar que el vestido no te quede demasiado apretado. Si tu boda es en la iglesia, donde debes arrodillarte durante la ceremonia, también practica hacerlo con el vestido.

No te olvides de llevar los zapatos a la prueba, no solo para determinar correctamente el largo del vestido, sino también para confirmar que te sientas cómoda en ellos.  De lo contrario, estarás toda la fiesta pensando en qué momento podrás quitártelos.

Conoce tu figura

Es fundamental que conozcas tu tipo de cuerpo, para poder encontrar un vestido que resalte los rasgos que más te favorecen y disimule los que menos te gustan.

Las diferentes siluetas le quedan mejor a ciertos tipos de cuerpos que a otros. Por eso, antes de decidir qué forma de vestido es mejor para ti, primero descubre qué tipo de figura tienes.

Triángulo o pera

Si tienes el cuerpo en forma de pera, tus caderas son más anchas que los hombros. Evita los vestidos muy ajustados para que no marquen la cadera y resalta la parte superior para darle balance a tu cuerpo. Elige un escote amplio y con adornos para darle más volumen a la parte de arriba. El escote en V le sienta muy bien a tu forma de cuerpo, ya que favorece los hombros.

Las siluetas que mejor te quedan son los vestidos en A, corte imperio y princesa.

Triángulo invertido

Este tipo de cuerpo se caracteriza por tener la espalda y los hombros más anchos que la cadera. En este caso debes potenciar las caderas, creando más volumen en la parte baja a través de faldas amplias. También utiliza un escote cerrado, para que los hombros no se vean tan amplios.

Las siluetas que mejor te quedan son los cortes princesa, sirena, trompeta y los vestidos cortos.

Redondo o manzana

Se caracteriza por tener hombros redondeados, caderas amplias y la cintura no definida. En este caso, lo que vas a buscar es alargar y estilizar tu figura. Evita los vestidos demasiado entallados, pero tampoco elijas que tengan mucho volumen porque te acortará la figura.

Las siluetas que más te favorecen son los vestidos en A y corte imperio.

Rectángulo

Si no tienes la cintura definida y tus hombros y caderas tienen el mismo ancho, entonces tu tipo de cuerpo es rectangular. Debes escoger vestidos que definan tu cintura, alejarte de los cortes rectos y puedes optar por dejar los hombros descubiertos.

Las siluetas que más te convienen son vestidos en A, corte imperio y princesa.

Reloj de arena

Si tus hombros y caderas son proporcionales y tu cintura está bien definida, tienes mucha suerte ya que cualquier corte que elijas te quedará bien.

Pero si lo que quieres es resaltar aún más tu figura, los cortes sirena y trompeta te irán perfecto.

Lo más importante es que no te olvides de disfrutar todo este proceso. Elegir el vestido de novia es un momento muy emotivo en la vida de toda mujer y es una experiencia que recordarás para siempre.

Recent Content