Mi lavadora limpia todo… ¿Mi vestido de novia quedará igual?


Lavado de ropa en lavadora

El día después de la boda es normal que el vestido quede con rastros de maquillaje, comida y bebida. Por un lado significa que disfrutaste tu fiesta a lo grande, pero por el otro, son manchas que es necesario quitar inmediatamente si quieres conservar tu vestido en perfectas condiciones. 

La mayoría de las novias confían en las tintorerías para eliminar esas manchas tan difíciles, pero hay otras que optan por limpiar el vestido ellas mismas. Por supuesto es mucho más recomendable la limpieza profesional, pero suele tener un costo muy elevado que no todas las novias desean invertir.

Si tu eres de las que prefiere limpiarlo en casa, debes saber, ¿cómo lavar el vestido de novia en la lavadora?. Ya que existen ciertos riesgos, el agua caliente o un ciclo equivocado, pueden arruinar la tela.

Para que sea seguro colocar el vestido en la lavadora es necesario un buen jabón líquido, leer las instrucciones, elegir el ciclo para ropa delicada y no centrifugar el vestido.

Siguiendo estos pasos, tu vestido quedará perfectamente blanco sin problemas. 

Presta atención a la etiqueta

Sabemos que generalmente nadie revisa las etiquetas de la ropa. Pero en este caso, es fundamental que lo hagas. Allí vas a encontrar las instrucciones específicas, tanto de lavado como de secado y planchado.

Cada vestido necesita un tratamiento diferente para que se mantenga igual que el primer día. Por eso es muy importante, que al momento de limpiarlo, te asegures de respetar las indicaciones establecidas en la etiqueta.

Si no sabes muy bien qué significan los símbolos que aparecen allí, te explicamos los principales que debes tener en cuenta.

Lavado a máquina, es decir que puedes usar la lavadora. El número que contenga indica la temperatura máxima del lavado. Si tiene una línea debajo significa que no debes utilizar un programa muy largo.

Lavado a mano pero con cuidado de no retorcer demasiado el tejido.

No se puede mojar. Este símbolo suele estar en prendas que contienen piezas metálicas.

  Representa a la lavandina. Si esta blanco, significa que está permitido lavar la prenda con lavandina. En el caso de tener una cruz encima, no se podrá utilizar este producto.

  Estas prendas se pueden lavar en seco. A veces contiene letras en su interior para indicar los productos que se pueden utilizar durante el lavado. En este caso, lo mejor es llevar el vestido a la tintorería, ya que tienen las máquinas y los productos adecuados para este tipo de lavado.

Si aparece este símbolo la prenda es apta para planchar. Pero si se encuentra tachado, mantenga alejada de la plancha.

Este símbolo indica que se puede colocar la prenda en la secadora.

Las prendas que contienen este símbolo en su etiqueta deben colgarse para que se escurra el agua.

También si quieres, puedes consultar a la tienda donde compraste el vestido para que te aconsejen cómo limpiarlo según el material.

Trata las manchas primero

Aunque parezca que tu vestido se encuentra impecable, hay algunas manchas que no se logran ver y estas son las más peligrosas. Por ejemplo, las manchas producidas por el alcohol y el azúcar. Con el paso del tiempo, estas manchas se oxidan y se vuelven amarillas. El calor hace que este proceso se vaya acelerando y hasta la transpiración del cuerpo puede decolorar el vestido.

Incluso si crees que has sido muy cuidadosa y no has derramado nada sobre el vestido, de todas maneras debes limpiarlo lo más rápido posible. Mientras más tiempo dejes pasar, más difícil será remover la mancha.

Antes de meter el vestido a la lavadora, lo mejor es tratar las manchas directamente. Los quitamanchas más habituales que se encuentran en el hogar son: sal, bicarbonato, agua oxigenada, vinagre y detergente. No es recomendable usar lavandina porque es uno de los productos químicos más agresivos y puede provocar daños permanentes.

Recuerda que las manchas siempre deben tratarse del lado del revés del vestido para no arruinar los adornos, como lentejuelas y perlas. Cada producto que vayas a utilizar, deberás probarlo primero en una zona pequeña para asegurarte que no dañe la tela.

Extiende bien el vestido sobre una superficie plana y pon un paño blanco debajo, para proteger la tela. Nunca utilices un paño de color, porque el tinte mezclado con el líquido puede manchar el vestido y causar un desastre mayor. Otra opción es colocar una toalla de papel para que absorba la mancha y no se transfiera a otra capa del vestido.

Aplica el producto con pequeños toques para no extender la mancha, puedes utilizar un hisopo para los oídos y así tendrás más precisión. Intenta no humedecer demasiado la tela, solo lo necesario. Realiza este procedimiento en una habitación bien iluminada, para poder detectar todos los rastros de suciedad.

Luego pasa un cepillo de cerdas suaves por las manchas de manera delicada. Nunca frotes el vestido con el quitamanchas. Lo ideal sería utilizar un cepillo de dientes, ya que cualquiera otro cepillo duro puede romper las fibras.

Ahora sí, a lavar el vestido

Cuando ya hayas terminado con todas las manchas, puedes meter el vestido a la lavadora. Antes controla que el cierre y los broches no estén abiertos, para que no se enganchen con otra parte de la tela.

Lo más aconsejable es que la lavadora sea de carga frontal porque, a diferencia de la carga superior, esta no utiliza agitadores.

Siempre usa jabón líquido porque el polvo no se disuelve bien, además debe ser un jabón neutro. Programa la lavadora para que funcione con agua fría y elige el ciclo suave para ropa delicada, con menos agitación. Una vez que termine el lavado, retira el vestido inmediatamente. Si lo dejas adentro por mucho tiempo se arrugará demasiado.

Nunca centrifugues el vestido ni tampoco lo metas a la secadora porque puede dañar los accesorios. Lo más conveniente es colgarlo en una percha para que se escurra el agua. Luego déjalo secar al aire libre pero a la sombra, nunca bajo la luz del sol.

No es recomendable que planches el vestido en casa. Las telas delicadas, como el tul, pueden quemarse con el calor y eso no tiene solución. Es preferible que mandes el vestido a la tintorería para que lo sequen al vapor.

¡Ayuda!.. mi vestido se lava a mano

Lamentablemente, no todos los vestidos se pueden lavar a máquina. Hay ciertas telas que es mejor lavarlas a mano, como es el caso de la seda. Si tu vestido es de este material, jamás debes meterlo en la lavadora porque perderá el brillo. 

Lo mejor es lavar el vestido en la bañera, pero primero hay una cuestión que debes tener en cuenta. Es inevitable que la cola y el dobladillo del vestido sean las zonas que más se ensucien, ya que estarás toda la noche moviéndote, mientras saludas a los invitados y te tomas las fotos.

Si metes el vestido de esta manera directamente a la bañera, terminará soltando toda la suciedad y afectando el resto de la tela en lugar de limpiarla. Por eso antes, debes poner esa parte en remojo. 

Llena la bañera con agua fría y un poco de detergente. Coloca el vestido en una percha y cuélgalo en un lugar alto, para que solamente la parte inferior quede sumergida en la bañera. Deja el vestido colgado durante toda la noche y al día siguiente cepilla suavemente la zona que estuvo sumergida.

Ahora debes llenar la bañera de nuevo con agua templada y jabón, sumergir el vestido por 15 minutos e ir moviéndolo suavemente. Luego, limpia el resto de las manchas con un cepillo de cerdas suaves.

Enjuaga y repite el procedimiento, pero esta vez SIN detergente, para eliminar los restos que puedan haber quedado en el vestido.

Coloca algunas toallas blancas en un tendedero y pon el vestido encima para que se seque al aire libre, pero recuerda dejarlo siempre a la sombra. Debes secar el vestido horizontalmente, de la otra forma su peso podría dañarlo. Una vez que se haya escurrido la mayor cantidad de agua, ya puedes colgarlo para que se vaya desarrugando.

Cuando guardes el vestido asegúrate que no haya quedado ninguna parte mojada, para que no se humedezca. Siempre lávate las manos antes de tocarlo, guardalo en un sitio donde no tenga contacto directo con la luz del sol y evita las bolsas de plástico.

Recent Content